noviembre 23, 2017

Sobre el autor

Un Comentario

  1. 1

    ernesto_osti

    Es un absurdo que se siga sosteniendo que por el hecho de que un notificador asiente en el acta que se entregó original con firma autógrafa, con ello se acredita que la firma sea de puño y letra.

    El notificador no es un perito en grafoscopía que pueda certificar el carácter de la firma.

    Nunca puede prevalecer lo asentado en el acta sobre la realidad, es decir, sobre el análisis del documento. Si lo que se pretende evitar es que los particulares hagan una copia del documento y la presenten alegando firma facsimilar, entonces lo que tiene que hacer la autoridad es integrar en sus documentos elementos de seguridad que permitan conocer la alteración realizada, o al menos, al momento de entregar el documento, pedir al compareciente que asiente los datos de recepción en el documento que se le entrega, a fin de dificultar la presentación de una copia de éste.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2014 Powered By Wordpress, Goodnews Theme By Momizat Team